Entrevistas

Fabrice Bousteau: una nueva época de creatividad

Escrito porMariam Arcilla | Publicado el 2 de diciembre de 2021


Hemos hablado con Fabrice Bousteau, el pionero periodista francés, curador y redactor jefe de la revista Beaux Arts, para descubrir cómo su enfoque sobre la narración y la creatividad está anclado en una curiosidad infinita.


Encrucijada de creatividad

‘Siempre he sido periodista por naturaleza’, dice Fabrice Bousteau, quien describe su pasión como ‘curiosidad llevada a un nivel profesional’. Al crecer en la pequeña ciudad provincial de Chaumont en Haute-Marne, al este de París, Fabrice desarrolló un interés por capturar conversaciones escuchadas entre estudiantes y maestros en el patio de la escuela: ‘Quería escribir lo que cada uno de nosotros decía, principalmente sobre lo que pasaba en nuestras vidas’, recuerda. El deseo de plasmar historias sobre el papel llevó a Fabrice a fundar un periódico escolar durante sus años en secundaria: ‘Investigué, escribí artículos y pedí opiniones a mis amigos sobre temas de actualidad’.


Actualmente Fabrice es una de las figuras más veneradas en el mundo del arte occidental, habiendo forjado una polímata carrera como periodista, curador, autor de libros y editor de arte, una hazaña que le valió la condecoración de Comendador de la Orden de las Artes y las Letras del Ministerio de Cultura de Francia en 2019. Más conocido como redactor jefe de medios líderes en el arte y la cultura como la revista Beaux Arts, Quotidien de l'Art y Beauxarts.com, Fabrice tiene en la actualidad su sede en la oficina de Beaux Arts en el Boulevard de la Madeleine en París, donde se realiza nuestra entrevista. Este inimitable francés atribuye el éxito en su carrera a su capacidad de estar en la ‘encrucijada de la creación y el pensamiento’ y llevar al público a congregarse con nuevas ideas y el talento artístico emergente detrás de ellas. Un aspecto gratificante, dice, es la ‘oportunidad de conocer a artistas jóvenes que aún no son reconocidos’ y disfrutar viendo cómo sus carreras crecen. 



Fabrice Bousteau, redactor jefe de la revista Beaux Arts


Algo igualmente agradable es la retroalimentación que Fabrice recibe de los lectores de su trío de publicaciones, especialmente los que escriben cartas o lo paran por la calle para hablarle de artículos que les aportaron una nueva perspectiva. ‘La gente me decía: “gracias a ti descubrí un universo que era completamente inimaginable para mí”’, exclama con cariño. Es la recompensa más satisfactoria, porque se trata de conocimiento y de compartir, y estos son los principios, los mismísimos cimientos de la humanidad’.


De Fellini al mundo del arte moderno

Fue en su primera visita al Centro Pompidou, a los 15 años, cuando Fabrice se enamoró por primera vez del arte. Recuerda cuando se encontró con una retrospectiva fílmica de Federico Fellini y la ‘increíble arquitectura de [Renzo] Piano y [Richard] Rogers’. Su asombro continuó en el Museo de Arte Moderno, donde quedó cautivado con la obra seminal de [Wassily] Kandinsky de 1910 Improvisación 14. La pintura abstracta ‘daba la sensación de que las formas se movían; de que estaban bailando’, comenta. ‘Me di cuenta de que los pensamientos, los movimientos y el disfrute podían surgir de las formas, de una pintura, de algo que es bidimensional’. 


A lo largo de su carrera, Fabrice se ha mantenido fiel a su pasión para combinar el descubrimiento, la discusión y la difusión de ideas a través de la escritura y las funciones curatoriales. Fabrice dirigió el programa curatorial de arte de Abu Dhabi durante siete años y ha reseñado a innumerables artistas de renombre internacional a lo largo de los años, incluyendo a Xu Bing, Martin Creed, Shilpa Gupta, Angelica Mesiti y Raqs Media Collective. En una entrevista de 2016 con The National News, Fabrice comparó la curaduría con ser DJ porque ‘tenemos que seleccionar obras de arte que creen una canción para el público y un ritmo’.


La pintura n.º 333

Curiosamente, es esta creencia rítmica la que llevó a Fabrice a coleccionar arte. La decisión de comprar una pintura de Joseph Crépin en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo FIAC resultó ser para él algo crucial. En una entrevista televisiva en la feria le pidieron a Fabrice que comentara cinco de sus obras de arte favoritas expuestas. Esto lo llevó a compartir la notable vida de Joseph como fontanero y cuya breve pero prolífica carrera en la pintura comenzó tarde, cumplidos los 60. ‘Mientras contaba la historia, me dije a mí mismo: “¿por qué no compro esta pintura?” Y así hice. Y fue un momento revelador en mi vida como coleccionista’. 


Relatando la historia, Fabrice explica que unos meses antes de la Segunda Guerra Mundial, Joseph empezó a escuchar voces en su cabeza que lo incitaban a crear 300 pinturas. Eran voces que prometían al francés que ‘el mundo se curaría’ en cuanto se lograra esta gigantesca serie. ‘Joseph terminó la pintura número 300 exactamente el día del armisticio, el cual que no podría haber previsto’, dice Fabrice con desconcierto. ‘Cuando una bomba cayó en un edificio, el único piso que no quedó destruido fue el que tenía una pintura de Joseph Crépin colgada en la pared’. El artista, anímicamente tocado, siguió pintando hasta su muerte, guiado por las voces. Fabrice hace una pausa antes de revelar algo: ‘Tengo su pintura 333 en casa, la cual no muevo’.


Beaux Arts

A medida que el mundo del arte se adentra en entornos hiperdigitales —abundan las exposiciones holográficas, los metaversos y los TNF—, Fabrice reconoce que, para que sus publicaciones sigan prosperando, debe permanecer a la vanguardia de las tendencias tecnológicas emergentes. ‘Beaux Arts siempre se ha adaptado al mundo digital paso a paso, poco a poco, píxel a píxel’, dice con orgullo. Por ejemplo, París afirma ser la ciudad con más exposiciones programadas del mundo, más que Nueva York y Londres, pero no es algo exento de contratiempos. Un choque constante de calendarios en el arte significa que Fabrice está ‘siempre corriendo de una exposición a otra ... ¡Ni siquiera puedo ver el 10 % de las exhibiciones!’ 



Ejemplares de la revista Beaux Arts


Para contrarrestar las limitaciones geográficas, Beauxarts.com introdujo ‘una memoria videográfica de todas esas exposiciones, en formatos muy cortos, para que las pudiera ver el máximo de gente posible, pero también para que se pudieran interesar en ellas en un contexto en el que nos enfrentamos a un flujo de información colosal y al que tenemos que adaptarnos’. Esta flexibilidad es especialmente vital para coleccionistas, críticos y amantes del arte porque ‘estamos obligados a estar en todas partes, porque el flujo de información ha crecido considerablemente; el número de exposiciones y de artistas ha aumentado notablemente’. 


Como medio pionero, Beaux Arts sigue explorando historias cuidadosamente elaboradas a través de aventuras como asociaciones creativas. A finales de 2021 Beaux Arts se asoció con Catawiki para lanzar la subasta de Los locos años 20, que toma su nombre del renacimiento cultural e industrial que surgió en la sociedad occidental en la década de 1920 después de la Primera Guerra Mundial. ‘Dadas las características únicas de Catawiki, —ofrecer una gama tan amplia de objetos en la plataforma—, se podría encontrar un denominador común, vinculando la década de 1920 con la década de 2020’, plantea Fabrice.


Los locos años 20

Los años 1920, particularmente en Francia, fueron una década vigorizante conocida como ‘années folles’ o ‘años locos’, que dio paso a una serie de tendencias e ideas visionarias. Optimista y centrado en el futuro, el tema de los 'Locos años 20' de Catawiki, entonces, está inspirado en la noción de que, ‘después de todo lo que hemos pasado [con la COVID-19]’, predice Fabrice, ‘tal vez vamos a presenciar una nueva época de creatividad’. A medida que salimos de un clima pospandemia, da la bienvenida a un nuevo momento de ‘creatividad, emoción y disfrute ilimitados’, donde, al igual que en el auge de la posguerra, que anunció el cambio y el crecimiento, la gente comenzará a darse cuenta nuevamente ‘de que cualquier cosa puede suceder, que todo es posible’. 


Hablando del tiempo, Fabrice revela que el tema de la subasta lo inspiró para apreciar de una manera diferente por un objeto especial de su colección personal: un reloj Longines antiguo de los años 1970 que compró a un anticuario hace una década. ‘Se llama reloj Mystery Hand’, dice, ‘lo que significa que, cuando miras la esfera, es muy plano, muy bonito, y muy fino, con pequeños puntos azules de luz visibles. Lo compré a un anticuario hace unos diez años. ¡Y en realidad, mirar la hora en él requiere un poco de esfuerzo! Las manecillas del reloj son un poco extrañas, por lo que realmente hay que concentrarse poder ver la hora’. Y añade con sabiduría: ‘Es una verdadera paradoja: tener que tomarse tiempo para averiguar qué hora es’.


Hacia un mundo digital

De manera paradójica, Fabrice reflexiona que el mundo contemporáneo ha estado, desde hace varios años, ‘viviendo en dos dimensiones al mismo tiempo, no paralelas, sino simultáneas; en un mundo digital y en el mundo real’, dice, poniendo como ejemplo que ‘mientras hablo contigo, también puedo leer un mensaje de texto o enviar un correo electrónico’. En una época cada vez más dependiente de lo digital, donde los reinos online y el mundo real chocan y se cruzan rápidamente, Fabrice disfruta de la coexistencia de la posibilidad de ‘pasar de [comprar] un libro o una obra en papel a una obra de arte virtual’ y ‘de comprar en una tienda física a comprar en una plataforma digital’. Es por eso que, dice Fabrice, ‘las ventas online seguirán dominando el mundo del consumidor después de la pandemia’.


De cara al futuro, Fabrice cree que la tecnología tiene la capacidad de ser un agente de cambio para un futuro mejor. Si bien la crisis climática sigue siendo una preocupación global urgente, es importante seguir buscando una esperanza tangible. La buena noticia, dice, es que ‘la investigación científica es tan exponencial, que la energía, el universo cuántico es desproporcionadamente importante hoy en día, lo que significa que puede suceder cualquier cosa en términos de tecnología. ¡Podría suceder que de repente descubramos una conexión con extraterrestres que también fueran coleccionistas de arte e incluso artistas!’ Evocando la curiosidad infantil que lo convirtió en un ícono cultural, los penetrantes ojos azules de Fabrice rebosan de esperanza: ‘Miro este mundo como si fuera un niño, y creo que nunca debemos perder esta actitud de niño sonriente, siempre esperando que suceda todo lo posible mientras somos capaces de imaginar lo peor’.


____________________

Revive los locos años 20 con nuestras subastas especiales de interiores y decoraciones.


Descubre más interiores | diseño y vintage



También te podrían gustar:

El estado del diseño contemporáneo según los diseñadores que le dan forma

Una breve historia del diseño neerlandés

El mundo cambiante de la fotografía a través de la lente de un galerista

Crea tu cuenta gratuita
En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.
¿Tienes ya una cuenta en Catawiki? Iniciar sesión
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 65 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
Regístrate ahora